EL PRIMER CUERVO

Poco se sabe del inmortal que los bardos llaman Héroe. Según la mayoría de los relatos, fue un soldado mortal. Se dice que luchó con distinción en la Guerra de los Dragones, que llevó el estandarte del Padre de Todos en la campaña para amansar a Yaermir y Lyessa.

¿Regresó el Héroe para encontrar a su mujer y sus hijos asesinados, víctimas inocentes de una época salvaje? ¿Los asesinó él para probar su devoción? ¿Los mató en un espeluznante ataque?

Quizás ninguna de estas historias sea cierta. Quizás lo sean todas. ¿Quién puede asegurarlo, cuando un hombre ha vivido mil vidas?

Solo sabemos que el Héroe enfadó a los dioses. Como castigo, le encadenaron a la inmortalidad.

Solo los necios sueñan con la vida eterna. Cuando se le negó la posibilidad de alcanzar la paz en la otra vida, el Héroe se convirtió en un soldado inmortal, condenado a luchar y morir en todas las guerras, en todos los mundos y en todas las épocas. Se despierta la víspera de cada batalla, sin recordar sus vidas anteriores. Solo recuerda su sentido del deber y cómo usar la espada.

Cada vida termina del mismo modo. Cuando su corazón flaquea, se ve inundado de recuerdos: su mujer, sus hijos, el amor y la nostalgia, la angustia y el dolor. Recuerda todas las vidas que ha vivido y el dolor de cada muerte.

Con su último aliento, maldice a los dioses... y luego se despierta para luchar de nuevo.

¿Necesitas ayuda??