BESTIARIO: ELK

BESTIARIO: ELK

jueves, diciembre 14, p.m.

El ciervo blanco
por Aster Cantory, bardo de Slipshire

Las profundidades del bosque cruzaba un Elken,
siempre alerta en busca de una piel pura y blanca como la nieve.
Se decía que un ciervo podía curar su desgracia,
ya que su forma sobrenatural buscaba sustituir.
      Él, que había sido coronado maestro de cazadores,

en un claro cubierto de musgo paró a descansar,
seguro de que su presa fallaría esta prueba.
Le pesaban los párpados, su voluntad se debilitaba,
y pronto se tumbó con la mejilla sobre el musgo.
      Suave y blando, el bosque le acariciaba.

Del crepúsculo surgió una visión,
toda de alabastro de pezuña a cabeza.
El cazador de levantó, empuñando el arco,
cargando una flecha y apartando sus miedos.
      En un suspiro, el ciervo blanco se había desvanecido.

En su lugar estaba D'Orion.
"Todos los que renieguen de mi regalo quedarán condenados.
Que camines por el bosque el resto de tus días,
y vivas angustiado por tu proceder traicionero".
      Y levantó su mano con un propósito.

El corazón del cazador se detuvo y descubrió el pánico.
Su cuerpo se retorció en un dolor tan profundo
que su piel se volvió blanca y sus dedos se fundieron
hasta que sus manos fueron pezuñas y se dobló a cuatro patas.
      De Elken a alce su cuerpo se transformó.

D'Orion sonrió, con expresión cargada de rencor.
"Eres lo que buscabas: un ciervo completamente blanco.
Afirmo que no tendrás un día de descanso,
hasta que las flechas de los cazadores encuentren su lugar en tu pecho".
      Saciado de venganza, D'Orion desapareció.

Los que os internáis demasiado en el bosque,
tened cuidado de no ir más lejos de lo que deberíais.
Porque espíritus poderosos guardan el bosque
Y todos tendrán cuidado con sus derechos naturales,
      para no encolerizar al señor de los Elk.

watermarked elk
elk

¿Necesitas ayuda??