Dime, mi joven estudiante, ¿no comprendes o es que no deseas verlo?

El nuestro es un mundo de contrarios. Por cada cosa, hay otra. La luz y la oscuridad, el sol y la luna, la vida y la muerte. Entonces, ¿cuál crees que es el opuesto del fuego? ¿El hielo?

No, estudiante necio. El fuego es la acción; y el humo, el resultado. De igual forma, el hielo no es la acción. Lo contrario del fuego es la escarcha. La escarcha es la acción; y el hielo, el resultado.

¿Ves ya cómo nuestro universo es defectuoso? Roto desde el principio, cuando el Padre de los dioses otorgó sus dones a sus primeros dos hijos.

El fuego a Arkon, el primogénito. ¿De qué le sirve al Señor del orden la caótica vorágine del fuego? ¿Qué es el fuego sino caos, que consume todo lo que toca, destroza todo y cambia lo que era en lo que no era?

La escarcha fue para Kane, su segundo hijo. ¿De qué le sirve al Señor del caos, el Maestro de la forja, la escarcha, infinitamente silenciosa, inmovilizada y congelada, hermosa, precisa e insensible al tiempo?

A uno le concedieron el sol, que no le sirve de nada; al otro la luna, para la que no tiene paciencia.

Durante muchos años, he intentado enseñarte. Veo que es inútil.

Nuestro tiempo ha llegado a su fin. La canción de los dioses tiene dos partes: La Canción de la creación, una música que fluye y cambia con el poder del caos; y las Palabras de poder, encantamientos inmutables del orden que dan cohesión a nuestro mundo.

Busca un nuevo maestro. Quizás a tu intelecto distraído le vaya mejor con la primera. Está claro que no tienes la mente necesaria para la segunda.

MásMenos

Arranca una rosa del arbusto y se vuelve para mirarle. La nieve cae suavemente en el patio, y las estatuas congeladas son testigos silenciosos de su conversación. Ella sopla sobre la flor, suavemente, y a lo largo del tallo aparece el blanco hielo. El color abandona cada pétalo, dejando una flor hecha de cristal o quizás de vidrio esmerilado.

El estudiante levanta la vista de sus estudios, se frota los ojos ante la débil luz de la vela que toca las paredes llenas de libros a su alrededor. Con una palabra, el agua salta del cuenco, gira y se cristaliza en la forma de un dragón. Sonríe y se recuesta, reconfortado al ver que sus habilidades mejoran.

Los Tejedores de escarcha son magos que practican el arte mágico de la Criomancia. Controlan las antiguas palabras de poder para extraer el calor, congelar el agua y dar forma al hielo y la nieve. Los Tejedores de escarcha, contrapeso natural al arte de la Piromancia, han ganado poder y renombre desde la muerte de Gea. Por razones desconocidas, cuando un mundo comienza a sentir los efectos del Hambre, el proceso comienza inevitablemente con la llegada de un invierno sobrenatural.

Razas disponibles

¿Necesitas ayuda??