Ah, ya veo. Asumes que soy un mercenario, ¿verdad? ¿Que lucho por dinero y que mis habilidades están disponibles al mejor postor?

Permite que te desautorice esa noción.

Entre mi pueblo, el duelo es algo más que una forma de resolver disputas. Es un ritual, una práctica que realizamos para recordarnos que el NOSOTROS es más grande que el YO.

Todos debemos inclinarnos ante la verdad. Sin la verdad, no puede haber justicia. Sin justicia, no puede haber sociedad, porque si alguna vez permitiéramos que el Yo fuera más grande que el Nosotros, entonces este dejaría de existir. Y si Nosotros no existimos, entonces Yo... y Tú pereceríamos sin duda.

Para convertirse en un Duelista, uno no estudia la espada y la pistola. Primero, estudia las leyes y la verdad. Un duelista solo defenderá una causa si la considera justa. Una vez adoptada, deberá luchar por ella con cada fibra de su ser: en el juzgado, en la opinión de la gente... y, por supuesto, en un juicio por combate, si fuera necesario.

Si prevalece, entonces sin duda se hará justicia. Si descubriera que su causa es injusta, entonces perderá de forma honorable y se hará justicia.

¿Lo ves, entonces? Los duelistas no son campeones, soldados o mercenarios. Son los jueces de la verdad, los protectores del Nosotros.

Y ahora, háblame de tu causa. Veremos si es digna.

MásMenos

Su arco es ancho y refinado. Unos ojos pequeños observan desde debajo de su sombrero de ala baja y con pluma. Su arrugada nariz y su sonrisa irónica no dan indicación de lo que sucederá. Con una floritura de su espada, guiña un ojo y sonríe; luego saca su pistola y dispara.

En una pequeña erupción de tierra y hierba, aparece un Guinecean de pelaje marrón. Se limpia la tierra de la cara con una pata y después extrae del suelo un pergamino envuelto en cuero. Con una sonrisa, desenvuelve su tesoro: un mapa de las posiciones enemigas, dispuesto con un inmenso nivel de detalle por su diminuta mano.

Los Duelistas son una estirpe rara, una peculiar variedad de soldado que es posible gracias a una combinación única de la habilidad con la espada, unos reflejos desconcertantes y el dominio de la ingeniería y la alquimia. Esta improbable intersección de cualidades hace que los miembros de esta pequeña raza sean los creadores (y usuarios) únicos del material alquímico conocido como "pólvora". Tanto en su forma de cuervos como en la vida, los Duelistas tienden a ser leales y de confianza, y se comportan de una forma amigable y calmada que parece impermeable al pesimismo, incluso en la más oscura de las situaciones.

Razas disponibles

¿Necesitas ayuda??